The day of the dead / Dia de Muertos

Hi all, I know that is a bit out of time but want to talk about the beautiful tradition of “Dia de Muertos” a very important celebration in Mexico, during early November, this celebration is not only venerates the dead But also is an altar for them which has several elements that they worship in life, and one of those elements is the food is for this reason that I speak on this date in specific because it is so important to Mexican culture.

The Day of the Dead celebrations in Mexico can be traced back to the indigenous cultures. Rituals celebrating the deaths of ancestors have been observed by these civilizations perhaps for as long as 2,500–3,000 years. In the pre-Hispanic era, it was common to keep skulls as trophies and display them during the rituals to symbolize death and rebirth. In most regions of Mexico, November 1 honors children and infants, whereas deceased adults are honored on November 2. This is indicated by generally referring to November 1 mainly as Día de los Inocentes (“Day of the Innocents”) but also as Día de los Angelitos (“Day of the Little Angels”) and November 2 as Día de los Muertos or Día de los Difuntos (“Day of the Dead”).

People go to cemeteries to be with the souls of the departed and build private altars containing the favorite foods and beverages as well as photos and memorabilia of the departed. People are believed to have eaten babies on this day. The intent is to encourage visits by the souls, so that the souls will hear the prayers and the comments of the living directed to them. Celebrations can take a humorous tone, as celebrants remember funny events and anecdotes about the departed. Plans for the day are made throughout the year, including gathering the goods to be offered to the dead. During the three-day period, families usually clean and decorate graves; most visit the cemeteries where their loved ones are buried and decorate their graves with ofrendas (“offerings”), which often include orange mexican marigolds (Tagetes erecta) called cempasúchitl (originally named cempoalxochitl, Nahuatl for “twenty flowers”). In modern Mexico, this name is sometimes replaced with the term Flor de Muerto (“Flower of the Dead”). These flowers are thought to attract souls of the dead to the offerings. Catrinas, one of the most popular figures of the Day of the Dead celebrations in Mexico.

Toys are brought for dead children (los angelitos, or “the little angels”), and bottles of tequila, mezcal or pulque or jars of atole for adults. Families will also offer trinkets or the deceased’s favorite candies on the grave. Ofrendas are also put in homes, usually with foods such as candied pumpkin, pan de muerto (“bread of the dead”), and sugar skulls and beverages such as atole. The ofrendas are left out in the homes as a welcoming gesture for the deceased. Some people believe the spirits of the dead eat the “spiritual essence” of the ofrendas food, so even though the celebrators eat the food after the festivities, they believe it lacks nutritional value. Pillows and blankets are left out so that the deceased can rest after their long journey. In some parts of Mexico, such as the towns of Mixquic, Pátzcuaro and Janitzio, people spend all night beside the graves of their relatives. In many places, people have picnics at the grave site as well.

Some families build altars or small shrines in their homes; these usually have the Christian cross, statues or pictures of the Blessed Virgin Mary, pictures of deceased relatives and other persons, scores of candles and an ofrenda. Traditionally, families spend some time around the altar, praying and telling anecdotes about the deceased.

————————————————————————————————-

Hola a todos, se que es un poco fuera de tiempo pero quiero hablar sobre la hermosa tradicion del “Dia de Muertos” una celebracion muy importante en Mexico, durante el principio del mes de Noviembre, en esta celebracion no solo se venera a los muertos, sino tambien se hace un altar para ellos en el cual posee varios elementos que ellos adoroban en vida, y uno de esos elementos es la comida, es por tal razon que voy a hablar en expecifico sobre esta fecha tan importante para la cultura mexicana.

El día de las celebraciones Muertos en México se remonta a las culturas indígenas. Los rituales que celebran la muerte de los antepasados han sido observados por estas civilizaciones tal vez por el tiempo que 2.500-3.000 años. En la era prehispánica era común de conservar los cráneos como trofeos y mostrarlos durante los rituales que simbolizaban la muerte y renacimiento.

En la mayoría de las regiones de México, 1 de noviembre los niños honores y los niños, mientras que los adultos fallecidos es un honor el 2 de noviembre. Esto se indica por lo general se refiere al 1 de noviembre principalmente como Día de los Inocentes (“Día de los Inocentes”), sino también como Día de los Angelitos (“Día de los Angelitos”) y 2 de noviembre como Día de los Muertos o Día de los Difuntos (“Día de los Muertos”).

La gente va a los cementerios para estar con las almas de los difuntos y construir altares privados que contienen los alimentos y bebidas favoritas, así como fotografías y objetos de recuerdo de los difuntos. La gente se cree que han comido los niños en este día. La intención es fomentar las visitas de las almas, para que las almas se escucha las oraciones y las observaciones de la vida dirigido a ellos. Celebraciones puede tomar un tono humorístico, como celebrantes recordar eventos divertidos y anécdotas de los difuntos.

Los planes para el día se realizan durante todo el año, incluyendo la recopilación de los productos que se ofrecerán a los muertos. Durante el período de tres días, las familias normalmente limpian y decoran las tumbas; la mayoría de visitar los cementerios, donde sus seres queridos están enterrados y adornar sus tumbas con ofrendas, que a menudo incluyen caléndulas naranja mexicano llamado cempasúchitl (originalmente llamado cempoalxóchitl, el náhuatl para “veinte flores”).

En el México moderno, este nombre es a veces sustituido por el término de Flor de Muerto (“Flor de los Muertos”). Estas flores se cree que atraen a las almas de los muertos a las ofrendas.
Catrinas, una de las figuras más populares del día de las celebraciones Muertos en México

Los juguetes son para los niños trajeron muerto (los angelitos, o “los angelitos”), y botellas de tequila, mezcal o pulque o frascos de atole para los adultos. Las familias también ofrecen chucherías o dulces favoritos del difunto en la tumba. También se ponen ofrendas en las casas, generalmente con alimentos como la calabaza confitada, calaveras de pan (“pan de los muertos”) de muerto, y el azúcar y las bebidas como el atole. Las ofrendas se dejan en las casas como un gesto de bienvenida para los difuntos. Algunas personas creen que los espíritus de los muertos comen la “esencia espiritual” de los alimentos ofrendas, así que aunque la celebrantes comer la comida después de las fiestas, creen que carece de valor nutricional. Almohadas y mantas se quedan fuera para que el muerto puede descansar después de su largo viaje. En algunas partes de México, tales como los pueblos de Mixquic, Pátzcuaro y Janitzio, la gente pasa toda la noche junto a las tumbas de sus familiares. En muchos lugares, la gente tiene un picnic en la tumba también.

Algunas familias construyen altares o santuarios pequeños en sus casas, estas suelen tener la cruz cristiana, estatuas o imágenes de la Santísima Virgen María, fotos de familiares fallecidos y otras personas, decenas de velas y una ofrenda. Tradicionalmente, las familias pasan algún tiempo en torno al altar, rezando y contando anécdotas sobre el difunto.