The History of Tequila / Historia del Tequila

The roots of tequila’s mystique lie in its rich history, beginning with the Aztecs, an ancient civilization known – among other more noble accomplishments – for its warring ways and its taste for human sacrifice. The Aztecs found a variety of uses for the plant they called heart they made thread, rope, clothing and shoes and even paper and brushes, since they were a literate society. From its “sap” they made pulque, the crude fermented brew that is the precursor of tequila (which is still consumed in Mexico to this day, nearly 1000 years later).

The melt was considered a gift from the gods by the Aztecs, and pulque was their very blood. In order to insure a steady supply of pulque from the gods, human blood was sacrificed in gruesome ceremonies. And since pulque was highly valued for what the Aztecs believed to be its curative qualities as well as its hallucinogenic and relaxing effects, consumption of pulque was reserved  for ritualistic use of priests, nobles and the infirm. Severe penalties were enforced for misuse of pulque to prevent the widespread public drunkenness that might otherwise have resulted. Average Aztecs, however, were allowed to drink themselves silly for a mere five days a year during what was called the  “days of the dead” at the end of their calendar year.

When the Spaniards first arrived in Mexico in the early 1500s, they were unimpressed with the low alcoholic strength, sour taste, odd consistency and perishability  of the drink that the natives worshiped. The process of distillation was unknown to the natives, but old news to the Spaniards, who were accustomed to the brandies, wines and rums of their homeland, which were now unavailable to them. Necessity is the mother of invention, and it was not long before they tried applying distillation to the sap of the plant from which the natives fermented pulque. There  were many varieties of the plant which they called the maguey (after a similar-looking plant they knew from the Caribbean), and the Spaniards experimented with different varieties and distillation techniques until they hit upon something more to their liking. They called this new distilled spirit mezcal wine.

The Spaniards in Mexico eventually established European trade and went back to drinking their brandy, wine and rum, but not before teaching the Mexicans to distill this mezcal wine. The natives acquired a taste for mezcal and began producing it from different varieties of agave, which grew all over the country, including a little agricultural town called “Tequila” in valley bordered by a once active, 3000-foot volcano in southwestern Mexico. Most think the name tequila comes from the native word tequilt for work, job, or task or possibly from the verb tequi, which means to cut, work, or toil. And cut and toil they did in Tequila, where a particular variety of maguey grew like a weed in the rich, volcanic soil.

In the 1600s, the production of mezcal was still on a very small scale. The town of Tequila became known for its outstanding mezcal, and as demand for it increased and the population grew, so did mezcal’s production. As it grew, the Spanish government began regulating its production and imposing taxes, as government will. Perhaps the popularity of mezcal grew a little too much for the liking of the Spanish crown, because the production of mezcal was forbidden by them in 1785 in the hope that it would increase the importation of their own wines and spirits, thus helping the economy back home. The mezcal trade was forced underground until a new king, Ferdinand IV, lifted the ban in 1795 and granted the very first official license to produce mezcal wine to Don Jose Maria Guadalupe de Cuervo. Does that name sound vaguely familiar?

The nineteenth century in Mexico was marked by war. The eleven year of battle for Mexican independence from Spain; The war of Reform, a civil war lasting for three years; And another European invasion, this time from the French. It was at some point during this period that the maguey began to be cultivated in and around Tequila as a crop. Eventually plants –  the genus Agave. The Agave Tequila Weber or Blue Agave was the variety of maguey from which mezcal was made in Tequila, and the mezcal wine of the region took on the name of its source.

The first distillery to export tequila to USA, in around 1873, was owned by Don Cenobia Sauza, another familiar name. By the turn of the twentieth century, exportation grew as mechanization and scientific advances took tequila production and transportation into the modern age. Prohibition probably gave tequila’s popularity in the USA a kick, since it was easily smuggled over the border. Officially recorded exports stayed at the minimum, thought, until just before World War II, when the American market really began its love affair with the spirit of Mexico due  to a halt in the import of whisky from Europe. And tequila was exported to the United States in another form that also served to fuel the American market for tequila, and supply it with the imagery that still lends tequila much of its “Ranchero” associations today.

No other factor has had as great an effect on the tequila industry as the growth in popularity if the Margarita cocktail in the USA. Invented sometime during the 1930s or 1940s, there was most likely a woman named Margarita with a taste for tequila who caught a creative bartender’s eye. (There are even more stories alleging to recount the invention of the Margarita than there are about the invention of the Martini.) The Margarita really hit its stride in the USA in the 1970’s, and has been the number one most popular cocktail in the country ever since.

But a funny thing happen to the tequila on its way to popularity. The need for more and more product for export meant that producers started looking toward mechanization and shortcuts to keep supply equal with demand. The blue agave plant takes eight to twelve years to fully mature, and the process of extracting its valuable sugars for fermentation is an arduous one. There were many less expensive sources for sugars and modern means of processing now available to tequila producers, and naturally, they took advantage of them.

In an effort to preserve their national treasure, in 1978 the Mexican government established Normas o govern standards of production, quality and labeling. Functioning in much the same way that the French Appellation Controlle  maintains a set of standards for wine production and labeling, these Normas defined where and how tequila must be made in order to have the right to call itself tequila. At the same time, strict standards were set for the various classifications of tequila that were developing. 1

1. Laurence Kretchmer ” Guide to Tequila” Black dog and Leventhal publishers. 1998. 16 – 21 pages.

——————————————————————————————————————————————

 

Las raíces de la mística del tequila en su rica historia, empezando con los aztecas, una civilización antigua que se conoce , entre otros logros más nobles , por sus costumbres en conflicto y su gusto por el sacrificio humano. Los aztecas encontraron una variedad de usos de la planta que se llama maguey y que hizo con ella hilo, cuerda, ropa, zapatos y e incluso papel y pinceles, ya que eran una sociedad alfabetizada. Desde su “savia” que hicieron pulque, la bebida fermentada de crudo que es el precursor de tequila (que se consume en México para el día de hoy, casi 1000 años más tarde).

La bebida era considerada un regalo de los dioses por los aztecas, y el pulque era su propia sangre. Con el fin de asegurar un suministro constante de pulque de los dioses, la sangre humana fue sacrificada en las ceremonias. Y puesto que el pulque era muy apreciado por lo que los aztecas creían en sus cualidades curativas, así como sus efectos alucinógenos y relajantes, el consumo de pulque fue reservado para el uso ritual de los sacerdotes, los nobles y los enfermos. Severas sanciones fueron aplicadas por el mal uso del pulque para evitar la embriaguez pública generalizada que de otro modo podría haber resultado.  Las poblacion de los aztecas en general, sin embargo, se les permitió beber tan sólo cinco días al año durante lo que fue llamado el “día de los muertos” al final de su año en su calendario.

Cuando los españoles llegaron por primera vez en México a principios de 1500, que no se mostraron impresionados con la fuerza de bajo contenido alcohólico, sabor amargo, consistencia extraña y el carácter perecedero de la bebida que los indígenas adoraban. El proceso de destilación era desconocido para los nativos, pero nada nuevo a los españoles, que estaban acostumbrados a los aguardientes, vinos y rones de su patria, que ahora estaban fuera de su alcance. La necesidad es la madre de la invención, y no pasó mucho tiempo antes de que se trató de aplicación de la destilación de la savia de la planta de la que los nativos fermentado obtuvieron pulque. Hay muchas variedades de la planta que se llama el maguey (de una planta de aspecto similar que se sabía desde el Caribe), y los españoles experimentaron con diferentes variedades y técnicas de destilación hasta que dio con algo más de su agrado. Ellos llamaron a este nuevo vino mezcal espíritu destilado.

Los españoles en México finalmente estableció el comercio europeo y volvió a tomar su brandy, vino y ron, pero no antes de enseñar a los mexicanos a destilar el vino mezcal. Los indígenas adquirieron el gusto por el mezcal y comenzaron a producirlo a partir de diferentes variedades de agave, que creció en todo el país, incluyendo un pequeño pueblo agrícola llamado “Tequila” en el valle bordeado por una vez activo, de 3000 pies volcán del suroeste de México. La mayoría piensa que el nombre de Tequila proviene de la palabra nativa para tequilt trabajo, un trabajo o tarea, o posiblemente de la Tequi verbo, que significa cortar, el trabajo. Y el corte y el trabajo que hicieron en Tequila, donde una variedad particular de maguey crecía como una maleza en el rico suelo volcánico.

En el 1600, la producción de mezcal estaba todavía en una escala muy pequeña. El pueblo de Tequila se hizo conocido por su excelente mezcal y , como la demanda de que aumentó y creció la población, también lo hizo la producción de mezcal. A medida que crecía, el gobierno español comenzó a regular su producción y los impuestos imponentes como gobierno que establecio. Tal vez la popularidad de mezcal creció un poco demasiado para el gusto de la corona española, debido a que la producción de mezcal fue prohibida por ellos en 1785 con la esperanza de que aumentará la importación de sus propios vinos y licores, ayudando así a la economía de nuevo en su casa. El comercio de mezcal fue forzado a la clandestinidad hasta que un nuevo rey, Fernando IV, levantó la prohibición en 1795 y concedió la licencia oficial de primera para producir vino de mezcal a don José María Guadalupe de Cuervo. ¿Te suena el nombre vagamente familiar?

El siglo XIX en México estuvo marcada por la guerra. Los once años de lucha por la independencia mexicana de España, la Guerra de Reforma, una guerra civil que dura tres años, y otra invasión europea, esta vez de los franceses. Fue en algún momento durante este período que el maguey se comenzó a cultivar en los alrededores de Tequila como un cultivo. Con el tiempo las plantas – del género Agave. El Agave Tequila Weber o Agave Azul fue la variedad de maguey de mezcal que se realizó en Tequila, y el vino mezcal de la región tomó el nombre de su fuente.

La primera destilería de tequila de exportación a EE.UU., en torno a 1873, era propiedad de Don Cenobia Sauza, otro nombre familiar. Por la vuelta del siglo XX, la exportación creció a medida que avanza la mecanización y la producción científica tomó tequila y el transporte en la edad moderna. Prohibición probablemente se dio la popularidad del tequila en los EE.UU. Una patada, ya que fue pasado de contrabando fácilmente a través de la frontera. Las exportaciones registradas oficialmente quedó en el mínimo, hasta justo antes de la Segunda Guerra Mundial, cuando el mercado americano realmente comenzó su romance con el destilado de México, debido a un alto en la importación de whisky de Europa. Y el tequila se exporta a los Estados Unidos en otra forma que también ha servido para alimentar el mercado estadounidense de tequila, y la oferta con las imágenes que aún presta tequila gran parte de su  asociaciones de Rancheros en la actualidad.

Ningún otro factor ha tenido unas consecuencias tan trascendentales en la industria del tequila como el aumento de la popularidad sin el cóctel Margarita en los EE.UU. Inventado en algún momento durante los años 1930 o 1940, es probable que una mujer llamada Margarita con un gusto por el tequila, que llamó la atención de un bartender creativo. (Hay más historias alegando que relatan la invención de la Margarita que hay alrededor de la invención del Martini.) La Margarita realmente golpeó su paso grande en los EE.UU. en la década de 1970, y ha sido el número uno de los cócteles más popular en el país desde entonces.

Pero una cosa divertida sucede con el tequila en su camino hacia la popularidad. La necesidad de productos cada vez más para la exportación hizo que los productores comenzaron a buscar  la mecanización y los accesos directos para mantener el suministro de igualdad con la demanda. La planta de agave azul toma de ocho a doce años en plena madurez, y el proceso de extracción de los azúcares valiosos para la fermentación es ardua. Hay muchas fuentes menos costosas para los azúcares y los medios modernos de procesamiento disponible para los productores de tequila, y, por supuesto, se aprovecharon de ellos.

En un esfuerzo por preservar su tesoro nacional, en 1978 el gobierno mexicano estableció Normas que rigen las normas de producción, calidad y etiquetado. Funcionamiento de la misma manera que el Control de denominación frances, mantiene un conjunto de normas para la producción de vino y el etiquetado, estas normas se definen, donde y como el tequila se debe hacer para tener el derecho de llamarse tequila. Al mismo tiempo, los estrictos estándares fueron establecidos por las diferentes clasificaciones de tequila que se estaban desarrollando. 1

1. Laurence Kretchmer ” Guide to Tequila” Black dog and Leventhal publishers. 1998. 16 – 21 pages.